Vuelve arriba

La ciencia más allá de Sheldon Cooper

La ciencia más allá de Sheldon Cooper

-Penny: “¿A que no sabéis qué ha pasado?”
-Leonard: “Me rindo”.
-Sheldon: “Yo no adivino. Como científico, sólo llego a conclusiones basándome en la observación y la experiencia”.

Frases hilarantes como ésta salen a menudo de la boca del físico teórico Sheldon Cooper de la conocida serie Big Bang Theory. La falta de competencias sociales y de capacidad empática, fruto de un caricaturizado síndrome de Asperger, lo convierten en una persona de resultados y evidencias, brillante en su trabajo, pero incapaz de comunicarlo.

Pero una cosa es la investigación y la otra la divulgación científica. Una parte de la comunidad científica ha creído que era necesario difundir la ciencia de una manera escéptica y objetiva. Se ha tenido mucho miedo a perder el rigor, pero a menudo se ha pasado por alto que el mensaje no llegaba a los receptores (excepto a los miembros de la misma comunidad científica) y, por tanto, no se conseguía el objetivo fundamental de transmitir conocimiento.

 

La ciencia de las emociones

¿Y si se supera el Asperger científico y optamos por introducir las emociones en la divulgación científica? Esto es lo que postula el investigador Guillermo Orts-Gil. Dice en esta entrevista que los datos para sí mismos no consiguen comunicar y que la ciencia necesita la complicidad de las emociones para avanzar.

Y es que hablar no es comunicar. Para que este acto tenga lugar es necesario que el receptor pueda recibir y procesar el mensaje del emisor. Por tanto, hace falta un código que pueda entender. Por muy bien que se puedan explicar los resultados de una investigación científica, no se divulgarán si el receptor desconecta. El marketing de contenidos ayuda al emisor a que su comunicación sea efectiva. Y la empatía, a través del storytelling, tiene un papel muy importante. Hay que apelar al cerebro primario, el que se pregunta “¿y si fueras tú?” y reacciona. Y por eso no es necesario abandonar el rigor, porque el rigor es intrínseco a una investigación científica. Lo que se difunde tiene, por tanto, sello de garantía. Otra cosa es cómo se difunde.

De hecho, el mismo Guillermo Orts-Gil ha puesto en marcha una iniciativa colaborativa de Twitter, el hashtag #ComunicaCiencia, donde se comparten contenidos científicos para público general. Sin duda todos los lenguajes tienen cabida en la campaña. Por ejemplo, el colectivo Bardo Científico (@BardoCientifico), de Uruguay, que acercan la ciencia a través de monólogos o Miriam Rivera (@miriamriig), que lo hace a través de sus cómics #Biomiics. Lo mismo que hacen Carlos Romá (@DrLitos) y Gerardo Sanz (@conelhuracan) con su cómic online The OOBIK proteotype (¿habías leído nunca antes una aventura de bio-ciencia ficción?).

Nosotros creemos en el tándem marketing de contenidos-divulgación científica. No sólo creemos en ello sino que lo hemos puesto en práctica en algunos proyectos. Porque la comunicación efectiva es también afectiva, creativa y cercana. Y la comunicación científica no debe ser diferente.

¡No te pierdas nuestras historias!

Ideas, proyectos, tendencias, eventos.

Suscríbete a nuestra newsletter y ponte al día.

He leído y accepto las condiciones del aviso legal

Les informamos que, de acuerdo con el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, ponemos a su disposición la siguiente información: El Responsable del tratamiento de sus datos es Iuris.Doc, S.L., con CIF: B61857280 y domicilio en Barcelona, Av. Diagonal, 340-348 - CP 08013. Le informamos que trataremos la información que usted nos facilite con el fin de remitirle comunicaciones de acuerdo a sus intereses y enviarle nuestras newsletters. Los datos personales proporcionados se conservaran mientras usted no solicite su supresión. No comunicaremos sus datos. Le informamos que usted tiene derecho a acceder a sus datos personales, así como a solicitar la rectificación de los datos inexactos o, en su caso, solicitar su supresión cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. En determinadas circunstancias, usted podrá oponerse o solicitar la limitación del tratamiento de sus datos, en cuyo caso únicamente los conservaremos por motivos legítimos imperiosos, o el ejercicio o la defensa de posibles reclamaciones. La base legal para el tratamiento de sus datos es el consentimiento otorgado al clicar la casilla de aceptación al final de este formulario

Hola: ¡bienvenido a Iuris.doc!

 

Gracias por seguirnos.